El Kung Fu es una de las artes marciales más practicadas en el mundo, tiene su origen en China, en el año 527, y sus principios se basan en la filosofía y no en la lucha.

Ya lo dice su propia definición, ‘arte’ marcial. Pero el Kung-Fu es una disciplina deportiva que es mucho más que eso, no está basada en la lucha, sino en una filosofía basada en valores como el respeto, el autocontrol y la conducta ética, es mucho más que un deporte. Se trata de una práctica artístico-deportiva que conlleva múltiples ventajas para el desarrollo y la salud del ser humano.

Con esto, el objetivo de este taller es mejorar sus habilidades motoras y su persistencia contribuyen con su mente y espíritu a aumentar la autoestima y por lo tanto beneficiar su concentración y eventualmente sus resultados escolares.